NOTICIAS Y EVENTOS

NOV
13
2017
GIZ apoya la conformación de un Comité Local en el área de Conservación El Imposible-Barra de Santiago para fortalecer el Plan de Nacional de Restauración
IMG_0037

El Programa de Restauración de Paisajes Forestales para América Central y República Dominicana (REDD+ Landscape CCAD-GIZ), entre sus objetivos, realiza diversas acciones en uno de los ecosistemas prioritarios en El Salvador, con el fin de proteger y salvaguardar la biodiversidad del territorio y fortalecer los medios de vida de las comunidades.

El área de conservación El Imposible Barra de Santiago, es uno de los ecosistemas más importantes del país por su riqueza en diversidad biológica, y en donde la Agencia de Cooperación Alemana – GIZ – a través de su Programa de Restauración de Paisajes Forestales, ha enfocado sus esfuerzos para la restauración de los bosques.

En este contexto, se ha conformado un Comité Asesor Local (COAL) con el apoyo del GIZ con el fin de ejecutar acciones de gobernanza establecidas en el Plan Nacional de la Restauración. El Comité Asesor Local crea un modelo de gobernanza ambiental del Área de Conservación El Imposible-Barra de Santiago sobre los recursos naturales de la zona, genera un empoderamiento local y es una estructura de articulación y operativización territorial coordinada a través del MARN.

El apoyo por parte de GIZ se ha brindado desde inicios de este año, a través del Programa REDD+ Landscape, por medio de diversos procesos, entre ellos: la convocatoria de los miembros, conformación del COAL y juramentación. Adicionalmente los pasos a seguir son: planificación e implementación de actividades en la zona a través de un Plan de Trabajo 2018 que será elaborado el próximo 06 de diciembre.

El Imposible Barra de Santiago, está ubicado en el departamento de Ahuachapán, y cuenta con ecosistemas tropicales y bosques de manglar que albergan importante diversidad biológica donde los pobladores obtienen sus medios de subsistencia.

El Programa REDD+ Landscape a través de este proceso promueve el diálogo inclusivo permanente, orientado a crear condiciones favorables de gobernabilidad ambiental, fortaleciendo los espacios de interacción entre los actores de la zona.